Densitometría Ósea y Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad progresiva, que no duele, pero puede ocasionarnos muchos problemas, como fracturas de bajo impacto (aquellas realizadas por un traumatismo cuya intensidad, con huesos sanos, no ocasionaría fractura), y todo lo que ello conlleva (dependencia para las actividades básicas de la vida diaria, absentismo laboral, problemas económicos derivados de esto, etc.).

La densitometría ósea es una prueba de rayos X que mide la densidad ósea (en la cadera o en la columna vertebral lumbar, lo ideal es realizar las dos determinaciones), es decir, mide la densidad de calcio que hay en los huesos. Si esta masa está descendida, se puede afectar a la microarquitectura del hueso, aumentando su fragilidad y por ello, el riesgo de fractura, y estaríamos hablando de osteoporosis. La osteopenia es la situación precursora de la osteoporosis.

La densitometría estaría indicada en todos los mayores de 65 años, y en los menores de esta edad que tengan factores de riesgo como los enumerados a continuación:


Osteoporosis secundaria a enfermedades:

Dra. Arantxa López Villalvilla