14 DE NOVIEMBRE DIA MUNDIAL DE LA DIABETES

La diabetes mellitus es un trastorno metabólico, que debido a una anomalía en la secreción de la insulina, genera niveles altos de glucosa en sangre. Unos niveles de glucosa elevados en sangre mantenidos durante un tiempo, pueden producir daño en diversos órganos, por afectación de nervios y vasos sanguíneos (ojos, riñones, corazón, arterias, etc.)

La diabetes mellitus tipo 1 se caracteriza por un déficit absoluto de insulina, lo que conlleva también a trastornos en los lípidos (las grasas) y las proteínas. En ocasiones, estos pacientes tienen otras enfermedades de componente autoinmune con mayor frecuencia que el resto de la población (hipotiroidismo, por ejemplo). Suele afectar a pacientes más jóvenes, niños incluso. El 10% de los pacientes diabéticos, lo son tipo 1.

La diabetes mellitus tipo 2 suele aparecer en la edad adulta, por defectos en la secreción de insulina, en su efecto, o por una combinación de ambas. Entre un 6 y un 10% de la población española, es diabética.

La diabetes gestacional es aquella que se diagnostica durante el embarazo. En ocasiones, es sólo un trastorno puntual (pero aumenta el riesgo de padecerla en edad más adulta) y en otras, se mantiene. Implica un embarazo de riesgo (hay que controlar el crecimiento del bebé de una manera más estricta). Existen otros tipos de diabetes (por defectos genéticos, inducidas por fármacos, etc.).

En la diabetes, en ocasiones, sobre todo al inicio, los síntomas pueden pasar desapercibidos, y diagnosticarse con una complicación (infarto agudo de miocardio, amputación de dedos de los pies,...). En otros casos, los pacientes presentan poliuria (orinan muchas veces), polifagia (mucha hambre), polidipsia (mucha sed), pierden peso sin realizar dieta o tienen visión borrosa. Y en otros, como el caso de la diabetes gestacional, el diagnostico es mediante valores de laboratorio alterados, comprobados y confirmados.

El diagnóstico se establece al comprobar en varias determinaciones, cifras elevadas de glucosa en sangre, su elevación tras una sobrecarga oral de glucosa, o la elevación de un parámetro que nos indica el mal control de la glucosa en los 3 últimos meses (criterios definidos y estandarizados por la Asociación de Diabetes Americana - ADA).

Hasta un 65% de los pacientes diabéticos fallecerán por una complicación cardiovascular (no solo por la diabetes, sino porque estos pacientes, con frecuencia, también son hipertensos, obesos , tienen cifras de colesterol en rango anormal y una vida más sedentaria).

Los pacientes, en ocasiones, solo precisan modificaciones del estilo de vida (dieta y ejercicio, junto con pérdida de peso si el paciente tiene sobrepeso o es obeso) como medida inicial, que ha de mantenerse siempre. Otras veces es necesario añadir medicación oral, y en los diabéticos tipo 1, y los tipo 2 con mal control, precisan insulina (en los tipo 2, a veces necesitamos medicación oral y glucosa).

De manera periódica hay que realizar controles analíticos (para ver además la función renal, el colesterol) y por endocrinología, control por oftalmología (fondo de ojo), cardiología (electrocardiograma y otras pruebas si se precisan), control de la tensión arterial, peso y cuidados de los pies. Síntomas como alteración de la sensibilidad o dolores musculares pueden indicarnos un daño en nervios o en vasos sanguíneos en otras localizaciones (piernas sobre todo) y también deberá ser valorado.

Si tiene dudas de si puede ser diabétic@, no dude en consultarnos. Si ya está diagnosticad@, confíe en nosotros para su control.
Dra. Arantxa López Villalvilla