Gastroenteritis aguda

Es un cuadro, generalmente infeccioso (vírico, menos probable bacteriano) y en ocasiones por alimentos en mal estado) que cursa con aumento en el número de deposiciones, y estas son más blandas, y vómitos. En ocasiones, puede aparecer también febrícula o fiebre, junto con malestar general y dolor de articulaciones y músculos.


Es muy frecuente el contagio entre familiares y allegados (ámbito escolar, laboral, ...). Para evitar su contagio, es muy importante la higiene de manos, sobre todo antes de las comidas, después de ir al baño y del cambio de pañales.


Lo más importante es estar hidratado. A los 30 minutos del último vómito, iniciaremos la tolerancia oral con líquidos (agua embotellada, limonada alcalina, suero, infusiones), en pequeñas cantidades ("un sorbito"), y repetimos en 10 minutos. Si reaparecen los vómitos, volveremos a intentar tolerar líquidos a la hora de la misma manera. Si durante 2-3 horas no se repiten los vómitos, introduciremos los alimentos sólidos (arroz hervido, pollo , carne de ave o pescado a la plancha o hervido, jamón de york, patata y zanahoria, y de frutas, manzana, plátano o membrillo). Durante los siguientes días, iremos introduciendo el resto de frutas y verduras (salvo las de color verde, como acelgas, judias verdes, lechuga,...que esperaremos una semana a tomarlas). Evitaremos también los lácteos, o en su defecto, sin lactosa (en los niños, no restringiremos el consumo de lácteos).


Si precisamos por malestar, tomaremos paracetamol, o algún antiemético para evitar los vómitos como metoclopramida (Primperan®).


En caso de visualizar sangre o moco en las heces, tener fiebre por encima de los 38.5ºC o intenso dolor abdominal, así como signos de deshidratacion (ojos no brillantes, lengua y boca seca, palidez en la piel), es aconsejable acudir al médico de familia o pediatra.

Dra. Arantxa López Villalvilla