1 DE DICIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA

En 1918 aparecieron los primeros casos de infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). En este periodo de tiempo se ha conseguido, gracias al tratamiento antirretroviral, que se trate de un proceso crónico.

Su tasa de diagnóstico en España es similar al resto de Europa Occidental. Pero el 30% de los sujetos infectados desconocen que lo están, siendo ellos los causantes de más de la mitad de las nuevas infecciones.

La transmisión sexual es la vía más frecuente de transmisión (principalmente hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, seguidas de heterosexuales), y los usuarios de drogas por vía parenteral. La transmisión parenteral (exposición a sangre o derivados, transfusiones o transplante) y la transmisión vertical de madre a hijo (durante embarazo, parto o lactancia) serían actualmente vías de contagio menos frecuentes.

En 2014, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, publicó la Guía de recomendaciones para el diagnóstico precoz del VIH en el ámbito sanitario. En ella, nos indica que la a prueba de detección de VIH ha de ser ofertada a:

  1. La población general que cumpla los siguientes criterios:
    - sean sexualmente activos y con edad comprendida entre los 20 y 59 años;
    - que habiendo solicitado asistencia en un centro sanitario, se les haya indicado una extracción de sangre;
    - sean residentes en provincias cuyas tasas de nuevos diagnósticos en esa franja de edad sea elevada.
  2. Embarazadas.
  3. Internos en instituciones penitenciarias.

Como anteriormente se ha comentado, con el tratamiento antirretroviral, se ha conseguido que el SIDA se convierta en una enfermedad crónica, pero aún no existe cura. Por ello, lo mejor, es la prevención. Si esta falla, cuanto antes sepamos si hay infección, mucho mejor para nuestro futuro.

Si tienes dudas, consúltanos.
Dra. Arantxa López Villalvilla